La relación puerto-ciudad

port-325031_1920

Jorge Cádiz Reina

Como bien es sabido, la localidad de Tarifa posee uno de los puertos más transitados de Europa recibiendo cada año a cientos de personas que utilizan sus servicios ofertados, sin olvidarnos de todas esas personas que allí tienen su puesto de trabajo o aquellas que simplemente en su día a día conviven con el mismo. Este hecho da lugar a una división en tres grupos, con sus respectivas formas de conocer y entender el puerto.

En primer lugar comenzar por aquellos que diariamente conviven con este recinto. Como cualquier tarifeño o tarifeña, observamos que aunque se denomine Puerto de Tarifa, se trata de un lugar completamente vallado que no oferta ninguna actividad más allá de las propias desarrolladas en un Puerto.

Al segundo grupo que quiero hacer referencia es al de trabajadores y trabajadoras que en el Puerto desempeñan su día a día. Este grupo primordialmente podemos dividirlo en dos actividades predominantes, según lo observado a lo largo de la historia, la pesca y el tránsito de personas a través de El Estrecho. No obstante, se añade un tercer grupo el cual de dedica a actividades náutico-deportivas. Este grupo invita a representar las actividades desarrolladas en el Puerto de Tarifa, las cuales poseen una delimitación con  zonas diferenciadas para su desempeño.

Como tercer grupo nos encontramos a aquellas personas ajenas al Puerto de Tarifa y que visitan la localidad, en su mayoría, únicamente para cruzar El Estrecho hacia el continente africano. Este grupo, aunque tiene una presencia continua durante todo el año, representa durante el periodo estival lo que cada año se conoce para los grupos anteriores como Operación Paso del Estrecho, la cual hace del Puerto de Tarifa un espacio completamente preparado y acotado para el correcto desarrollo de la actividad, acotándose como el grupo anterior, en zonas perfectamente diferenciadas para tal desempeño.

Una vez representados los tres grupos y los distintos puntos de vista generales que el Puerto de Tarifa puede llegar a ofrecer, me gustaría exponer que el recinto portuario es lo que se conoce, en términos de planeamiento urbanístico, como un Sistema General, que no posee una gestión ligada al propio Ayuntamiento de Tarifa, sino a la Autoridad Portuaria de Algeciras (APBA), la cual posee la capacidad de “ordenar” toda actividad, infraestructura o construcción existente en el Puerto. Se utiliza el término “ordenar” debido a que fue el pasado 15 de noviembre de 2018 cuando se abrió el plazo de información pública acerca de la aprobación del Plan Especial de Ordenación de la Zona de Servicio del Puerto de Tarifa, siendo el final del plazo de alegaciones el pasado 5 de febrero de 2019.

Este Plan, es un instrumento de planeamiento urbanístico que para el Puerto de Tarifa equivale al P.G.O.U. de cualquier municipio, mediante el cual se definen todos los usos y actividades posibles de desarrollarse tanto en el recinto del puerto como en espacios portuarios adheridos.

Con carácter general el Puerto de Tarifa posee cuatro áreas funcionales:

  • Área Funcional Comercial, Mercancía General, Contenedores, Pasajeros y Ro-Ro.
  • Área de Administración  y Servicios Portuarios.
  • Área Pesquera y Náutico-Deportiva.
  • Área de Protección y Reserva Portuaria.

La indicada ordenación tienen su origen en el Plan de Utilización de los Espacios Portuarios, aprobado en 1.998, posteriormente revisado y modificado, hasta su aprobación en 2.007.

Con todo lo expuesto, pretendo dar a a conocer la realidad de un espacio que según lo citado, existen personas que no lo llegan a percibir como propio de la localidad, siendo las personas pertenecientes al segundo o tercer grupo las que sí lo utilizan de manera diaria o puntual.

Es por ello que me gustaría motivar a que cualquier equipo de gobierno de Tarifa deba profundizar en el diálogo con la APBA, para así poder integrar a la perfección en el municipio un espacio tan sumamente importante, en el que todas personas puedan visitarlo y desempeñar alguna actividad tanto de ocio, histórica o cultural, como profesional, siendo la relación Puerto-Ciudad, junto con la planificación adecuada, un vínculo de gran importancia en localidades costeras, dando pie a distintas formas de actuación y convivencia entre ambas figuras.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *