MARÍA AMOR LEÓN, POR UNA TARIFA SIN BARRERAS

Julia GT

image

María Amor León Meléndez tiene 30 primaveras, y desde el año 2.000 es usuaria de silla de ruedas. Como tal, se encuentra día a día con multitud de barreras arquitectónicas, y en 2015 decide crear el grupo de Facebook ‘POR UNA TARIFA SIN BARRERAS’, ¡y así comienza su activismo! 

Es la presidenta de la ‘Asociación Avanza de personas con movilidad reducida de Tarifa’, desde que se crease el pasado año. Ésta nace con el objetivo de denunciar la falta de accesibilidad en nuestro municipio, dar visibilidad al colectivo, crear conciencia sobre la necesidad de eliminar barreras arquitectónicas, así como, fomentar un lenguaje que no etiquete a las personas por sus no capacidades. 

Entre las acciones que María Amor lleva a cabo, podemos destacar que desde 2016 da charlas en los institutos al alumnado de 4º de ESO para sensibilizar sobre la importancia de la Accesibilidad Universal. También imparte talleres en los centros escolares al alumnado de 6º de primaria con el mismo objetivo. 

Además, cuenta con un grado superior en animación sociocultural y turística, es una gran aficionada a la lectura, y se declara abiertamente feminista y antitaurina. 

¿Pasa la accesibilidad desapercibida? 

Depende de para quién. Para las personas que necesitamos de una silla de ruedas para movernos, desde luego que no. Día a día vemos como nuestros derechos siguen siendo vulnerados. 

Para el resto de la ciudadanía sí. A nadie le parece injusto si no podemos entrar en un establecimiento porque un escalón nos prohíbe la entrada. 

¿Y Tarifa? ¿Es una localidad avanzada en esta materia? ¿Qué retos plantearías al equipo de gobierno que se incorpore tras las elecciones de mayo? 

Depende de con quién nos comparemos. Si nos comparamos con Ávila y Tarrassa que ha recibido el 2010 y 2012 respectivamente reconocimientos a nivel europeo por su accesibilidad, estamos a bastante distancia. 

El reto es cumplir y hacer cumplir la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y su Inclusión Social que establece la Accesibilidad Universal Obligatoria 

desde el 4 de diciembre de 2017. Es decir, todos los edificios públicos, establecimientos privados de uso público, edificios de viviendas, entornos, etc., deben de ser accesibles para garantizar nuestra plena Independencia y autonomía. 

¿Qué carencias observas en la vía y edificios públicos? ¿Y en los establecimientos privados? 

En la vía pública destacaría que aún siguen existiendo aceras inaccesibles, o bien presentan un acceso en un extremo de la acera y en el otro no, por lo que tenemos que ir por en medio de la calle con el peligro que conlleva. 

Otro gran problema en la vía pública es que los propios ciudadanos invaden de cemento las aceras para entrar con sus coches a los garajes dejándolas intransitables para las personas usuarias de sillas de ruedas. 

Respecto a los edificios públicos la verdad es que se ha avanzado mucho en cuanto a accesibilidad pero aún quedan flecos. Dos oficinas y los baños del Ayuntamiento no son accesibles. El Juzgado de Paz tampoco. 

En los edificios privados de uso público, la mayoría tienen escalón o su rampa no cumple los grados de inclinación. Los baños algunos son totalmente inaccesibles, otros tienen los espejos tan altos que ni siquiera nos vemos desde una silla de ruedas, cerrojos altos que nos impiden cerrar las puertas, etc. 

Los mostradores son otra asignatura pendiente. No existe en nuestro municipio ningún establecimiento con un tramo de mostrador accesible. 

¿Cómo ha avanzado Tarifa en accesibilidad en los últimos años? 

Si echamos la vista atrás, hace 10 años en Tarifa no existía nada accesible. Así que sí, sí hemos avanzado, una buena muestra de ello es que casi todas las aceras de las principales vías de nuestro municipio son accesibles, prácticamente todos nuestros edificios públicos son accesibles y ya podemos entrar a algunos establecimientos pero todavía queda muchísimo por hacer. 

Buena muestra de ello es todo lo que he contado anteriormente. Además nuestras playas solo están pensadas para que lleguemos, nos demos un baño y nos vayamos para casa ya que no existen plataformas de madera para que podamos llegar con nuestra silla, ubicarnos y disfrutar de un día en ese entorno. 

Y si vamos más allá, la accesibilidad es más que la supresión de barreras arquitectónicas. Hay personas con discapacidades sensoriales, auditivas, intelectuales, etc. ¿Es posible generar entornos accesibles para todas ellas? 

Por supuesto que sí. Es cuestión de voluntad y recursos económicos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *