IU mantiene su rechazo a la A-48 sea cual sea su trazado y lleva su oposición a Bruselas

La formación de izquierda sigue considerando que la alternativa real pasa por el impulso del transporte público y por la adecuación y adecentamiento de la actual N-340

Ante la alegación presentada por el Alcalde de Tarifa en nombre del Consistorio, consistente en modificar el trazado de la futura A-48 a su paso por Tahivilla, Valdevaqueros-La Peña y el Cuartón-Pelayo, Izquierda Unida mantiene su opinión contraria a la ejecución de la autovía dado que, en su opinión, no cambia el fondo de la cuestión: la inadecuación de dicha infraestructura a las necesidades e intereses generales del municipio.

De este modo, y aunque Izquierda Unida se reserva una opinión más rigurosa sobre el trazado alternativo planteado por el Alcalde de Tarifa hasta no conocerlo en profundidad, las razones que esgrimió la formación de izquierdas hace ahora más de un mes para oponerse a la A-48 siguen vigentes: enorme impacto medioambiental y paisajístico, fractura territorial del municipio, fomento de la especulación urbanística y ruptura con el modelo turístico sostenible aprobado por el Ayuntamiento. Y, en opinión de Izquierda Unida, también siguen siendo válidas las soluciones recogidas en sus alegaciones: el impulso real del transporte público, la creación de una red ferroviaria de cercanías en la comarca, la modernización de las comunicaciones entre núcleo urbano y pedanías, así como el desdoble y adecentamiento de la actual N-340 (sobre todo en el trazado Tarifa-Algeciras).

Izquierda Unida concluye pidiendo serenidad y cordura en el debate abierto: lo que ha de dirimirse es a quién beneficia realmente la autovía, si a los residentes habituales del municipio que quieren ver mejorada su movilidad sin grandes perjuicios al paisaje y medioambiente, o a promotores inmobiliarios que sólo buscan hacer atractiva su oferta residencial poniendo de relieve la cercanía de Tarifa a grandes núcleos de población como Sevilla o Málaga. El debate sobre la A-48 no es, sentencia Izquierda Unida, sino el debate sobre qué modelo de desarrollo socioeconómico y de convivencia queremos para Tarifa: el racional y sostenible, que debe plantearse a cuántos residentes ocasionales puede acogerse sin quebrantar la habitabilidad del municipio, o el masivo de la Costa del Sol y del Levante, que genera beneficios a unos pocos en detrimento de la calidad de vida de la mayoría.

En un nuevo movimiento de ficha, Izquierda Unida ha trasladado su estrategia al Parlamento Europeo de manos del eurodiputado gaditano Willy Meyer. Así, el Grupo de Izquierda Unitaria Europea solicitará de la Eurocámara un análisis en profundidad de la A-48, dado que la federación de izquierda sostiene en sus alegaciones que el estudio de impacto ambiental presenta graves deficiencias y no se ajusta a la normativa medioambiental comunitaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *